Asistencia en viaje con tu seguro de decesos

Ya ha llegado el buen tiempo, y tal y como el calor nos despoja de bufandas y abrigos, en el artículo de hoy vamos a desprendernos de las prendas de cualquier retórica comercial y vamos a describir situaciones reales a las que la asistencia en viaje de nuestros seguros de decesos Protección Familiar Almudena nos va a ofrecer soluciones reales.

Para ello, imaginemos un típico núcleo familiar, que llamaremos Familia A, compuesto por madre, padre, ambos de cuarenta y cinco años de edad, dos hijos de catorce y doces años de edad respectivamente, y la abuela, que vive con ellos; todos ellos, evidentemente, suscritos en la misma póliza de decesos Almudena.

Situación 1: gastos de anulación de viaje no iniciado

La Familia A ha programado para estas vacaciones un estupendo viaje al extranjero. Tienen ya todo preparado y contratado. Inesperadamente, unos días antes de la partida, la abuela de la Familia A, que se iba quedar en el domicilio, cae enferma, y aunque no es grave, debe permanecer hospitalizada.

El padre de la Familia A, dado que es su madre, decide quedarse en España y, ya que no es una situación de gravedad, que su esposa e hijos aprovechen el viaje. Su póliza de decesos Almudena contempla un gasto de anulación de viaje no iniciado de hasta 600 euros.

Sigamos con el ejercicio de imaginación, aunque ello implique que la Familia A deba seguir sufriendo desventuras. Toquemos madera.

Situación 2: hospitalización por accidente y/o enfermedad grave en el extranjero

La madre de la Familia A se encuentra finalmente de viaje con los dos hijos. A los pocos días, dan el alta a la abuela y reciben con alegría la noticia. Prosiguen el viaje, más tranquilos. Sin embargo, la madre sufre un accidente y/o enfermedad grave repentina.

La repatriación a España, por determinados motivos médicos y logísticos, aunque estaría cubierta por el seguro, no puede llevarse a cabo, y debe permanecer hospitalizada por un mínimo de 10 días.

Además de la situación de accidentarse en vacaciones, en un país extranjero, con dos menores a su cargo, el padre de la Familia A está lejos y para acudir al encuentro de la familia debe dejar a la abuela sola, que todavía está algo convaleciente.

¿Cuál es la solución que contempla la asistencia en viaje de un seguro de decesos para esta situación? Una solución integral, como vamos a ver.

  • En primer lugar, una cobertura de gastos médicos, farmacéuticos y hospitalarios de urgencia de hasta 15.000 euros para la madre de la Familia A.
  • En segundo lugar, asistencia a los hijos menores de la Familia A, organizando su regreso a España y con un acompañante si fuera necesario.
  • En tercer lugar, Almudena se encargaría del desplazamiento del padre de la Familia A hasta el hospital donde está la madre hospitalizada.
  • En cuarto lugar, Almudena cubriría la estancia del padre de la Familia A en un hotel con una dieta de 150 euros diarios por un máximo de 10 días.
  • En quinto lugar, ya que la abuela de la Familia A se ha tenido que quedar sola en el domicilio, su póliza de decesos también contemplaría una asistencia domiciliaria de 60 euros diarios por un máximo de 10 días para la contratación de un servicio de atención y cuidado a la abuela.

Situación 3: pérdida de equipaje

Unas semanas después, la Familia A está de vuelta al completo, sana y salva, en España, y pese a la racha de mala suerte, no han perdido la ilusión ni el espíritu viajero, más bien que mal, contaban con un seguro de decesos que les ha ayudado a paliar las situaciones.

Deciden programar un nuevo viaje para dentro de unos meses, esta vez irían todos juntos a visitar algún país vecino.

El viaje transcurre con normalidad, sin accidentes, enfermedades repentinas ni hospitalizaciones, pero, cómo iba a verse la Familia A completamente libre de la mala suerte, así, sin más.

Al llegar a su destino, la aerolínea ha perdido las maletas. No es una tragedia, pero sí una buena faena. Pasan 24 horas y las maletas siguen sin aparecer. Esta vez cuentan con dos sencillas y efectivas soluciones en su seguro:

  • Búsqueda y localización de equipajes.
  • Indemnización por demora del equipaje de 300 euros para cada asegurado, con un límite de 1200 euros por siniestro.

Situación 4: una llamada inesperada: regreso anticipado

Resarcidos, una vez más, lo miembros de la Familia A no pierden el optimismo, todavía pueden disfrutar del viaje que les queda por delante, y así lo hacen hasta que reciben una inesperada llamada desde España, “¿qué querrá la vecina del tercero?”. La noche anterior, se produjeron varios robos en el edificio de la Familia A, y su piso está entre los atracados.

Cuando la madre de la Familia A colgó a la vecina del tercero, comunicó la noticia al resto de la familia. “Esta vez- dijo el padre de la Familia A-, te toca a ti volver a España”. Como no pudieron adelantar el billete, su seguro corrió con los gastos del regreso anticipado a España, y el resto de los miembros pudieron acabar sus días de vacaciones.

El próximo año, pensaba la madre de la Familia A en el avión de regreso a España, nos quedamos en casa, viajar está sobrevalorado.

Authored by: SuperAdminTotal